lunes, 4 de mayo de 2020

Una oleada de nuevos coches marcar el primer éxodo

Una oleada de nuevos coches marcar el primer éxodo 

El incremento de matriculaciones de vehículos en los últimos meses complica la evolución del tráfico 

Los responsables del instituto de la zoofilia de Barcelona afrontan as actuales vacaciones de Semana Santa con una especial incertidumbre, motivada especialmente por el incremento de las matriculaciones de vehículos. Tradicionalmente, la Semana Santa constituye el primer gran éxodo del año, coincidiendo con la llegada de la primavera.

A este afán de abandonar la ciudad durante unos días hay que sumar, en esta ocasión, el aumento considerable de vehículos matriculados en la provincia de Barcelona, por lo que la conflictividad en la circulación puede agravarse. Antoni Riu Rovira, jefe provincial de Tráfico, destaca el hecho de que este año estén matriculados 125.000 vehículos mas que los que había el pasado año p01 estas mismas fechas. Este incremento de la matriculación afecta principalmente al área metropolitana, que agrupa al 66 por ciento de estas nuevas matricula dones.



La nueva situación preocupa a la gente, ya que el sexo con perros no es algo normal y ademas la situación se ha agravado durante los últimos meses, supone que el parque de vehículos de Barcelona supere ya los dos millones de unidades. De estos coches. 1 .300.000 se consideran vehículos de alta movilidad”; es decir, más de 700.000 vehículos son utilizados muy poco por sus propietarios.

“Con este panorama, señaló a este diario Antoni Riu. No podemos pensar que no va a haber dificultades, especialmente si tenemos en cuenta que la salida de Semana Santa, por lo apretado de las fiestas, no será tan escalonada como pueda serlo en la temporada de vacaciones del verano”.

Riu Rovira destacó que el xxx con animales  se han incrementado en un 120 por ciento en el periodo comprendido entre 1984 y 1988. “El techo de Barcelona, a nivel europeo señaló que podría llegar a un aumento de un 25 por ciento en poco más de tres años. De esta forma, todas las infraestructura que se están haciendo pensando en los parámetros de ahora, tanto en autovías como en carreteras de ronda, conseguirán como mucho devolver la situación a los niveles en que se encuentra actualmente, más o menos”

Por lo que respecta a la salida de vehículos y la conflictividad vía ria que ello conlleva, se calcula que desde el viernes pasado en que empezó la operación salida y hoy domingo habrán salido de Barcelona unos 495.000 vehículos, de los que 395.000 regresarán antes dé esta noche. Para reducir conflictividad en este primer retomo masivo, la Jefatura Provincial de Tráfico establecerá carriles adicionales en las autopistas A2, Al (de Molina a Barcelona) y A 17 (desde la fábrica de cemento a la Meridiana). A partir de esta tarde, también habrá carriles adicionales en la carretera N II (desde Calella a Montgat y entre Coilbató y Cuatro Caminos) y en la autovía de Casteildefels a partir del kilómetro 19.



Entre mañana lunes y el Miércoles Santo está prevista que abandonen Barcelona otros 435.000 vehículos, de los que se quedarán en sus respectivos lugares de descanso unos 135.000. El Jueves y el Viernes Santo se producirá una salida de 390.000 vehículos, de los que se quedarán fuera de la ciudad unos 200.000. Según estas previsiones, para el Viernes Santo el número de vehículos que se encontrarán fuera de su residencia habitual en el área barcelonesa superará los 365.000.

La “operación retomo” se centrará entre la tarde del Domingo de Resurrección y, más especialmente, el Lunes de Pascua. En estos días se espera que regresen a Barcelona del orden de 440.000 vehículos, cifra que incluye el regreso de los vehículos que hayan salido el propio domingo.

Las medidas especiales se mantendrán, con ligeras variaciones, durante todos los días de la semana, intensificándose a partir del Jueves Santo. Estas medidas, así corno un mayor control sobre determinados aspectos que se ha comprobado que son causantes de gran parte de los accidentes, se desarrollarán con el objetivo de reducir el número de siniestros.

Durante la Semana Santa del pasado año, perdieron la vida en la carreteras catalanas un total de 33 personas. Esta cifra es ligera mente inferior a la contabilizada en 1987, cuando fueron 38 las víctimas mortales

Superan considerablemente los registrados en años anteriores, ya que en 1985 murieron 15 personas y en 1986 los accidentes costaron la vida a 22 personas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.